3.4.08

La Escuela Decroly de Bruselas

La escuela Decroly de Bruselas

Ovide Decroly: Médico y psicólogo belga (Renaix, 1871, Bruselas, 1932).

En 1907 funda la &laqno;Ecole de l'Ermitage», centro experimental de reconocido prestigio internacional que nace bajo el lema: &laqno;école pour la vie et par la vie».

Ahí Decroly introduce los centros de interés y va perfilando su teoría sobre la globalización en la enseñanza.

F. Dubreucq-Choprix. Psicóloga y ex Directora de la Escuela del Ermitage

M. Fortuny. Profesora de TeorÌa de la EducaciÛn en la Universidad de Bar- celona

Cuadernos de Pedagogía. nº 163, octubre de 1988

Descripción de las líneas pedagógicas de la Escuela del &laqno;Ermitage» creada por Ovidio Decroly.

La propuesta pedagógica decrolyana propone una verdadera educación por la acción.

Introduce los centros de interés entendidos como &laqno;ideas-fuerza» que mueven y motivan a los alumnos.

El método global constituye la base de la metodología. Se incluye un vocabulario básico en la pedagogía de Ovide Decroly y una relación bibliográfica comentada de sus obras, así como direcciones útiles.

El centro, que acoge a más de 900 alumnos, desde los dos años y medio hasta los dieciocho y más de 50 profesores, está enclavado en un lugar privilegiado de la ciudad de Bruselas.

Por un lado, junto al inmenso y maravilloso bosque de Soignes que permite la observación de la naturaleza, las estaciones, el trabajo forestal, los campos,... Por otro, junto a un barrio popular que, poco a poco, se está convirtiendo en residencial por el éxodo hacia el sur de la burguesía francófona. En la época de la fundación esta zona constituía un paraje semirrural, en el que sus moradores se dedicaban a la agricultura y a la artesanía. Aún hoy perviven algunos artesanos, hortelanos y pequeños gana-deros, así como el mercado de los lunes y una feria de ganado en septiembre... Este medio natural y social constituye un valioso recurso educativo que la escuela aprovecha.

La Escuela Decroly cuenta con tres amplias torres antiguas, ubicadas en zonas vecinas, una de las cuales, el Ermitage, que da nombre a la escuela, fue adquirida por la familia Decroly en 1927. Estos edificios acondicionados para realizar las diversas funciones educativas, están en vías de renovación. Además, cuenta con dos edificios anexos, construidos respectivamente en 1932 y en 1960, para albergar clases, talleres de impresión y cerámica, laboratorios, un comedor polivalente (que puede transformarse de forma muy original en sala de actos, teatro, etc.) y un gimnasio. Sorprende su arquitectura de estilo austero y sencillo, pero, eso sí, concebida con una clara y profunda visión pedagógica.

UNA ESCUELA LIBRE

Dentro del diversificado abanico de modelos escolares belgas, la Escuela Decroly tiene el estatuto de escuela libre subvencionada no confesional.

Esta modalidad le confiere una gran autonomía pedagógica, necesaria para poder llevar a término un ideario, una metodología particular, y para mantener su identidad.

Así les es vital reclutar a unos maestros que realmente conozcan y deseen llevar a cabo una pedagogía decrolyana, lo cual sería más difícil si estos fueran nombrados por el Ministerio de Educación.

Como escuela libre, los títulos y diplomas otorgados deben homologarse a través de una comisión paritaria Estado-Centro, en base a numerosos documentos (copias de exámenes, cuadernos de trabajo, programas de los profesores, etc.). Ello supone que los programas han de armonizarse con los oficiales en cuanto a nivel, pero su interpretación pedagógica permanece inspirada en los idearios formulados por su fundador. Al ser subvencionada desde 1959 (a los maestros les paga directamente el ministerio de Educación Nacional), la Escuela ha podido librarse de ciertas preocupaciones materiales y dedicarse con más empeño a atender a las cuestiones educativas.

COGESTIÓN Y PARTICIPACIÓN

La Escuela tiene como uno de sus primeros objetivos la formación de ciudadanos para la democracia, y este objetivo sólo puede conseguirse mediante el ejercicio de una práctica escolar democrática.

Decroly advertía que la escuela debe educar para la vida, preparando a los hombres y mujeres para integrarse en la sociedad, comprometiéndoles en la construcción de una sociedad mejor.

Por ello, la libertad y la responsabilidad definen una organización dentro de la cual cada uno se esfuerza por ser un miembro consciente y útil de la colectividad.

El centro funciona con un régimen de cogestión. Consideran esencial el ejercicio de responsabilidades sociales desde los primeros cursos. Los delegados de gobierno se eligen a través de las asambleas de clase y de escuela, por unos períodos de tiempo limitados. El ámbito de acción de los cargos se extiende gradualmente de la clase a la escuela. Desde la base se estructura una pirámide de gobierno y de gestión democrática.

La participación colectiva se favorece en los primeros años de una forma natural, en los juegos de clase o al aire libre, en el desplegamiento de tareas utilitarias (limpieza de la clase, cuidado de los animales y plantas, etc.). A medida que los alumnos crecen, los cargos se amplían y diversifican. Los delegados velan por los paneles, la librería en forma de cooperativa, la ludoteca, los clubs, la revista escolar... Los mayores de 15 a 18 años se encargan también de organizar la fiesta anual de San Nicolás para recoger fondos destinados a ayudas sociales, o tienen el cometido de invitar a conferenciantes, orquestas, grupos dramáticos y otros de tipo artístico deseosos de ponerse en contacto con su primer público. En la cúspide, y por elección democrática de las bases, se halla el comité organizador, que es el órgano responsable de la gestión general. Está compuesto por dos representantes de padres de los alumnos, dos educado-res y dos alumnos de los cursos superiores. A principios de curso, cada grupo establece un calendario y un progra-ma de los puntos organizativos y pedagógicos que se desean profundizar y debatir. De estas asambleas sectoriales nacen unas propuestas concretas que el grupo presenta al comité organizador para su aprobación. Este régimen paritario es único en Bélgica. La Escuela Decroly lo promueve para conseguir la máxima representación de los sectores implicados en la enseñanza y para obtener un equilibrio entre los intereses y las tendencias de los tres sectores enumerados, aunque ello suponga y les obligue a incrementar el número de reuniones y asambleas secto-riales y generales. La libertad y responsabilidad se practican vinculadas tanto a las actividades sociales como a las de orden físico y cognitivo.

Una pedagogía activa y del interés obliga a una libertad de movimientos y de acción.

La Escuela favorece las actividades de juego y de movimiento que devienen educativas: explorar, construir, producir... A otro nivel, se fomenta la realización de proyectos y planes de trabajo por los mismos alumnos, eliminándose los progra-mas preestablecidos y, por supuesto, los manuales. El desarrollo de los planes de trabajo implica también libertad física, mental y de expresión. Los soportes del aprendizaje son los cuadernos de los alumnos, las paredes cubiertas de grandes paneles sintetizando las adquisiciones, los libros elaborados por los alumnos sobre una experiencia considerada valiosa, las conversaciones, etc. El uso de tales elementos evidencia un trabajo libre cooperativo.

Toda la propuesta pedagógica decrolyniana concede una gran atención a la vida social desde una doble perspectiva: como vivencia escolar que permite el aprendizaje de comportamientos sociales y como medio humano que ofrece recursos para la satisfacción de las necesidades.

Se trata de una verdadera educación por la acción. En toda actividad escolar se evitan las clasificaciones, los exámenes y selecciones de alumnos por lo que tienen de competitivo y malsano.

Las evaluaciones semestrales se presentan en informes globales sobre la maduración o el nivel físico, intelectual y social del alumno, los tres aspectos de la persona que intentan armonizarse en la práctica escolar cotidiana.

LA PRÁCTICA. LOS CENTROS DE INTERÉS

La Escuela practica una verdadera pedagogía del interés que implica métodos deliberadamente activos, sin someterse a una jerarquización de temas partiendo de lo simple (o de lo que a menudo se cree equivocadamente que lo es) y hacia lo más complejo.

La psicología globalista Decroly, que un siglo de investigación ha confirmado, permite partir de los temas propuestos por los mismos niños, con la condición de que el maestro sepa qué técnicas, qué nociones, qué referencias es conveniente introducir en cada momento favorable.

De la maternal al segundo curso de primaria (2,5 a 8 o 9 años), los alumnos trabajan unos centros de interés ocasionales a través de las llamadas &laqno;sorpresas», es decir, objetos diversos que les han atraído la curiosidad en su medio familiar o en su entorno. Una fruta, un animal doméstico, pueden ser objetos de observación que a través de un examen sensorial proporcionarán datos concretos. En la escuela estos objetos son examinados sensorialmente.

En primer lugar se trabaja la observación. Con los ojos cerrados o vendados se profundiza en sus cualidades: se palpan, se pesan, se huelen, si es posible se saborean. Luego se miran. A veces se parte de los objetos embalados para pasar después a un examen atento de éstos al descubierto. Se tiene presente siempre que las mejores observa-ciones son aquellas que parten de una intervención plurisensorial, de ahí la estrategia de no centrarse únicamente en la vista, que es el órgano más cotidianamente utilizado. Con la observación, basada en la percepción y la sensación, los alumnos adquieren el reconocimiento de las cualidades sensoriales de los objetos y se introducen, progresivamente, con el cálculo y la medida, en las nociones de peso, longitud, capacidad, volumen, es decir, en una evaluación cuantitativa. Las unidades de superficie utiliza-das por los más pequeños pueden ser, según ellos mismos convengan, la mano, el brazo, la envergadura del cuerpo, el largo de un pupitre, etc. La representación de estas medidas sobre un papel dará paso a otro tipo de medida más simbólica y, poco a poco, se pasará a usar otras abstractas y universales. Mediante la asociación se realizan ejercicios de comparación de los objetos (y más tarde de los sucesos) según unos criterios establecidos previamente, por ejemplo, mediante diferencias y semejanzas (o más adelante en relación al tiempo y al espacio). En el proceso de asociación se relacionan los conocimientos adquiridos previa-mente en la observación para ordenar, comparar, seriar, tipificar, abstraer, generalizar. Los resultados de la obser-vación y asociación se nos muestran en las cajas y paneles clasificadores de las clases. A medida que avanza el curso escolar las clases se van llenando con los objetos y materiales de ocasión aportados y trabajados por los escolares, y nos aparecen como pequeños museos llenos de vida. La observación y la asociación están estrechamente interrelacionadas con la expresión concreta y la expre-sión abstracta. Sería impensable trabajar la observación sin el lenguaje oral. La observación y asociación permiten al escolar ampliar y afinar su vocabulario. Precisamente, en la Escuela Decroly, con la ayuda del adulto que introduce un diálogo apropiado, ya los más pequeños aprenden a nombrar las percepciones con una terminología científica. El dibujo de observación fiel al objeto estudiado, apoya sólidamente el análisis que, poco a poco, se conjuga con el trabajo manual y el lenguaje escrito. La expresión oral y escrita vinculada a la observación y asociación inducen al alumno al rigor, la precisión y la exactitud. Junto al trabajo racional, se aportan estímulos para que los niños actúen y desarrollen su creatividad con la expresión concreta (textos y dibujos libres, música, teatro, ...), mediante un poderoso trabajo de interpretación que pone en juego la imaginación y toda la personalidad. La enseñanza de la lectura y escritura se presentan correlacionadas. En ambos casos se empieza por un proceso global al cual sigue una fase analítica para terminar en un procedimiento deductiva. Las frases que se trabajan en la lectoescritura surgen de la vida del aula de la clase o de los trabajos de observación de los centros de interés. Eso conlleva que los alumnos vean su utilidad. A menudo, las sorpresas engendran proyectos de jardinería, cocina, juegos, maquetas, excursiones. A partir de los 8 o 9 años, los alumnos ya son capaces de prever las actividades de un trimestre; después, de todo un año. Los profesores les van entrenando a partir de estas edades a construir, primero individualmente y más tarde en grupo, un plan de trabajo desde la primera quincena de septiembre. El globalismo, en el sentido psicológico del término ha producido todos sus efectos; así, cede desde entonces la plaza a la coordinación. Los intereses de los niños van derivando en temas que serán analizados sobre el eje de la observación, asociación y expresión en función de la realidad estacional y de las modalidades de aproximación. Los centros de interés formulados por Decroly: alimentación, protección, defensa y producción, hay que entenderlos como &laqno;ideas-base» o &laqno;ideas-fuerza» que mueven y motivan a los alumnos al aprendizaje. Efectiva-mente, ellos exteriorizan muy pronto un interés creciente por las manifestaciones de la vida, tal como se producen en la realidad, y nunca en los cuatro muros de la escuela, aunque dependiendo también de ellos. Buscan, todos y siempre, una respuesta a cómo los individuos nacen, se nutren, se protegen, se defienden y producen. Desde pequeños, se interesan poderosamente por los animales, las plantas, toda la naturaleza; más adelante, por las sociedades, las civilizaciones y las culturas. En los planes de trabajo propuestos por los escolares, estos temas aparecen explicitados de forma constante. El ciclo completo de los centros de interés termina con una síntesis científica dominada por cuatro grandes funciones. Toda especie, en efecto, se define por sus fuentes alimentarias (supervivencia), su condición ecológica (adaptación), su lucha contra los depredadores (selección natural); algu-nas, y sobre todo la especie humana, han inventado el útil (como el lenguaje), de ahí la capitalización de sus huellas en la historia de las culturas. Si es cierto que en los planes de trabajo surgen aquellas &laqno;ideas-base» o &laqno;líneasfuerza» de forma constante, hay que advertir también que a menudo surgen numerosas variables de una clase a otra y de un año a otro, debidas a la actualidad y a la fisonomía particular de los grupos, por lo que cada uno los trata según sus perspectivas propias. Es lógico que un buen proyecto constituya una trama y no un armazón constreñidor; por ello, los intereses específicos de ciertos cursos conducirán al abandono momentáneo de la &laqno;idea-base». La fecundidad de una peda-gogía del interés se evalúa en función de su aptitud para crear nuevos intereses, integrar los datos fortuitos u ocasionales de la actualidad, y favorecer la elaboración teórica a medida que los niños van creciendo. A lo largo de los años, las necesidades de sistematización se afirman; hacia los 14 o 15 años, los alumnos mayores cesan de elaborar sus planes de trabajo, ya que sus intereses y aptitudes, sus vocaciones de jóvenes adultos les orientan hacia el estudio exhaustivo de unas ciencias particulares. Llegado este momento se confeccio-nan programas muy diversificados que tampoco siguen los modelos estatales, ya que generalmente éstos se limitan a imponer de una forma rígida unos contenidos intelectuales.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Es obvio que en un breve artículo no puede describirse un sistema pedagógico que, sin duda, cuenta con mil facetas que no hemos podido evocar. A los maestros interesados en documentarse les remitimos a la bibliografía final. Pero somos conscientes también de que esa formación teórica no generalizará el decrolynismo. Es cierto que hoy muchos maestros practican métodos análogos o aspectos particulares del Decroly; pero, en cambio, resulta muy difícil encontrar escuelas en las que los jóvenes equipos lo practiquen de forma integrada. Un método experimental exige entrenamiento. Para ello es menester vivirlo y practicarlo sobre el terreno, ponerlo en marcha en sus escuelas.

VOCABULARIO BASICO

Montserrat Fortuny

Función de globalización: Concepto psicológico que explica el procedimiento de la actividad mental y de toda la vida psíquica del adulto y especialmente del niño. Estos captan la realidad no de forma analítica sino por totalidades. Significa que el conocimiento y la percepción son globales. El procedimiento mental actúa, en un primer estadio, como una percepción sincrética, confusa o indiferenciada de la realidad, para pasar después, en un segundo estadio, a un análisis de los componentes o partes; y concluir finalmente, en un tercer estadio, con una síntesis que reintegra las partes de forma articulada, como estructura. La función de globalización tiene unas claras consecuencias didácticas. Hay que aplicar en la enseñanza unos métodos acordes con la psicología y la forma de percepción del individuo.

Método global: Forma de enseñanza o de aprendizaje fundada en el carácter global de la percepción y de toda la actividad mental. Se parte de operaciones complejas para proceder después al análisis de los elementos que estas operaciones implican. La globalización como procedimiento didáctico se aplica en dos sentidos: en tanto que programa o método de los centros de interés y como método de lectura y escritura.

Programa o método de los centros de interés: Organización de un programa escolar unitario, no fragmen-tado en asignaturas, basado en las propias necesidades e intereses de los alumnos. Proporciona una visión integral de lo estudiado. Gira en torno a dos grandes ideas-fuerza. La primera, el conocimiento de sí mismo, que hace referencia a sus necesidades y aspiraciones (conocer cómo está constituido, cómo funcionan sus órganos, para qué sirven; cómo come, respira, duerme y cómo está protegido y auxiliado por ellos; por qué tiene hambre, frío, sueño; por qué tiene miedo; por qué se enfada; cuáles son sus defectos y sus cualidades;...). La segunda, el conocimiento del medio natural y social en el que el niño vive (familia, entorno, mundo,...) y que constituye el marco en el cual han de satisfacer sus necesidades. Para sistematizar el primer tipo de conocimientos se ofrece un programa articulado en necesidades de cuatro categorías: la de alimentarse para conservar y desarrollar la vida; la de protegerse; la de defenderse; y la de actuar y trabajar solidariamente.

Método de lectura ideo-visual: Dentro del contexto del método global-natural, en el aprendizaje de la lectoescritura se adopta el método ideo-visual (basado en las ideas y la visualización de las palabras) que parte de la frase y la palabra para llegar, por el análisis, a la distinción de la palabra, la sílaba y el fonema. Las frases que se trabajan en la lectura siempre salen de la observación directa, después de la asociación y siempre precedidas de un dibujo de observación. El método posee múltiples ventajas para el escolar, aparte de ser un método natural que se ajusta a su psicología, pues permite la vinculación de la lectura con la vida misma y posibilita la relación de la lectura y del lenguaje con su vida afectiva. También facilita una percepción visual más rápida y una mayor com-prensión lectora.

Observación: Ejercicios que tienen como finalidad poner al niño en contacto directo con las cosas, los seres, los hechos, los sucesos... En la observación es fundamental el trabajo de los sentidos. Constituye un paso de todo método científico y, como tal, ayuda al alumno al conocimiento profundo y riguroso de los hechos o seres estudiados. Con la observación se estructura su pensamiento racional.

Asociación: Es un proceso de coordinación de ideas, de relacionar los conocimientos adquiridos en la observación, añadiendo materiales más abstractos: recuerdos, constataciones de otros comunicadas por medio de la palabra, la imagen, el texto,... para llegar a ideas más generales, complicadas o abstractas.

Expresión concreta: Expresión de los conocimientos de los niños o materialización de sus observaciones y creaciones personales. Se traduce, entre otros, en trabajos manuales, modelado, carpintería, impresión, cerámica, dibujo e incluso la música en los primeros niveles. Expresión abstracta: Traducción del pensamiento con la ayuda de símbolos y códigos convencionales (letras, números, fórmulas, signos musicales,...), se identifica con el lenguaje escrito, la ortografía, la matemática o la música en los grados superiores.

PARA SABER MAS

Montserrat Decroly

DECROLY, O. (1927): &laqno;La función de la globalización y la enseñanza», en Revista de Pedagogía, Madrid.

Escrito que recoge el pensamiento más genuino y definitorio del autor, y que justifica gran parte de sus formulaciones metodológicas.

DECROLY, O. y BOON, G. (1965): Iniciación General al Método Decroly, Ed. Losada, Buenos Aires, 8ª edic. Libro que parte de una reflexión sobre cómo renovar la escuela y conectarla a la vida, para introducirnos después a las ideas generales sobre el método Decroly. Incluye un esbozo de aplicación del método a la enseñanza primaria.

DECROLY, O. (1987): La funció de globalització i altres escrits, Ed. Eumo. Col. Textos Pedagògics, núm. 10, Vic. Prólogo y selección de textos a cargo de Margarida Muset. Se trata de una antología de escritos de Decroly, de diversas épocas, que muestran al lector una perspectiva global de su pensamiento pedagógico y didáctico. La presentación rigurosa y con un lenguaje vivo es muy accesi-ble a los maestros y educadores, a quienes se destina la obra. Ella misma, en lo que se refiere a la selección de textos, nos indica que atendió a dos tipos de criterios. El primero, la necesidad de aportar materiales que aseguren el conocimiento de temas más prodigados por el autor. El segundo, los temas que Decroly presentó en Barcelona o que por la temática que tratan, la lengua por ejemplo, tienen gran interés en el contexto educativo catalán. Incluye una extensa bibliografía de las obras del autor y de aquellas que tratan sobre el autor.

BOSCH, J.M. y MUSET, M. (1980): Iniciación al mètodo Decroly, Ed. Teide, Barcelona. Los autores nos introducen a los principios del método, a las actividades fundamentales de observación, asociación y expresión en el programa de ideas asociadas: los centros de interés; hablan del clima y de los materia-les que dan soporte al método, y nos explican el origen y las características de la Escuela Decroly de Barcelona, además de incluir ejemplos de programas de centros de interés.

SEGERS, J.A. (1985): En torno a Decroly, Servicio de Publicaciones del Ministerio de Educación y Cien-cia, Colección Clásicos de Educación, Madrid. Se trata de la traducción de la obra de uno de los discípulos y seguidores de Decroly, cuyo título original es La psicología del niño normal y anormal después del Dr. Decroly. J. Monés, además de traducir la obra, es el autor de una extensa, profunda y rigurosa introducción que ayuda al lector a comprender los aspectos psicológicos del método.

AA.VV. (1988): Catalunya. Europa. Una mirada pedagógica. Montessori, Decroly, Piaget, Freinet, Ed. Eumo, Vic. Es éste un libro-catálogo, elaborado con motivo de la exposición itinerante que se inauguró en la Escuela de Magisterio de Vic en enero de 1988, y que actualmente viaja por toda España. Incluye una pequeña biografía de Decroly, una visión global de su teoría y su práctica y algunas ideas relacionadas con la educación sensorial, la educación social, los centros de interés, y el aprendizaje de la lectura y la escritura. Además de indicar la influencia de este psicopedagogo en Cataluña, se ofrece una bibliografía de las obras más importantes de Decroly y sobre Decroly. Incluye 33 fichas de materiales decrolynianos diversos (juegos, revistas, etc.) en las que Montserrat Fortuny reseña, entre otros, su objetivo pedagógico, su procedencia y su localización.

DIRECCIONES UTILES

ECOLE L'ERMITAGE. 45, Drève des Gendarmes. 1180 Bruselas. Tel. 02/375 26 96.

CENTRO DE ESTUDIOS DECROLYNIANOS. (Bibliomusée Dr. O. Decroly - Foundation F. et L. Brunfaut). 15, Av. Montana. 1180 Bruselas. Tel. 02/374 97 45. Se trata de un pequeño museo que recoge aspectos de la vida y obra del autor y de una biblioteca especiali-zada en temas decrolynianos, y en general métodos activos y renovadores, que están abiertos diariamente al público. Pueden adquirirse en este Centro diversas obras de Decroly y publicaciones, folletos y diferentes documen-tos elaborados por los profesores del Centro relacionados con su pedagogía. El Centro ofrece la posibilidad de realizar stages de duración variable, gratuitos, a los maestros y educadores interesados (uno o dos maestros en cada stage). Solo hay que solicitarlo por adelantado, expresando los intereses particulares y las fechas deseadas, que en la medida de lo posible siempre son atendidos. Existe, además, la posibilidad de visitar la Escuela; basta con que la persona o el grupo lo solicite con antelación.

ESCUELA DECROLY BARCELONA. Vendrell, 7. 08022 - Barcelona. Tel. 93/417 52 71. La Escuela dispone de una biblioteca especializada en la pedagogía Decroly, además de diapositivas, algu-nas películas y vídeos. Puede consultarse solicitándolo por adelantado.

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN HISTÓRICA-PEDAGOGICA del Instituto Municipal de Educación. Ayuntamiento de Barcelona. Pza. España, 1. 08014- Barcelona. Tel. 93/325 62 62. En este Centro se encuentran documentos y materiales históricos relacionados con Decroly, tales como fotos, cuadernos escolares o diversos juegos sensoriales utilizados antiguamente en las escuelas municipales.

1 comentario:

dreamer dijo...

Muy interesante la síntesis que se presenta a propósito de la obra de Decroly. Queda muy en claro cómo muchos de sus principios pedagógicos continúan siendo vigentes. Este tipo de recursos proporcionan a los maestros la posibilidad de no perder de perspectiva una importante tradición pedagógica que resulta iluminbadora a la hora de afrontar los retos dela educación contemporánea.